REPORTAJE | REPORTAJE ESPECIAL | FOTOGRAFÍA | CONTRASTES Y CONSECUENCIAS | QUIÉN ES QUIÉN | TEMAS DE INTERÉS | ESPECIALES | SÍGUELO | DENUNCIA | PÁGINA HUESPED | PÁGINA DEL LECTOR | CONTACTO Y ENLACES

Home

HOCICONERÍAS
REPORTAJE ESPECIAL

hociconerias

D E

elhocicón.gif

Un sitio en donde únicamente se censura la censura

PRESENTA

Tráfico de niños: "La conexión Noruega"

La práctica de las adopciones internacionales se ha convertido, a un ritmo indeseablemente acelerado, en uno de los rubros económicos más importantes luego del comercio de armas y el tráfico de estupefacientes.
Por Diego Manuel Vidal para Revista Digital "Sitio al Margen"

El interés motor de las familias de los llamados países centrales en conseguir un niño a cualquier precio, está centrado en la necesidad social de invertir la pirámide de crecimiento de sus respectivas sociedades que por pautas culturales modernas a visto reducirse a niveles alarmantes la tasa de crecimiento demográfico.
La figura de la Adopción Internacional tiene sus orígenes después de la 1° y la 2° Guerras Mundiales, y tras los conflictos de Vietnam y Corea. Su objeto era el de dar una familia a los miles de niños que habían perdido la suyas y fueron ubicados en hogares de Europa Occidental y Estados Unidos. En la actualidad la adopción es utilizada para conseguir hijos a quienes no los tienen, invirtiendo su esencia que era la de procurar una familia al menor desamparado.
Miles de parejas del Primer Mundo recurren a la adopción en el extranjero. La incorporación de la mujer al mercado laboral, el uso habitual de anticonceptivos y la casi inexistencia de niños abandonados ha llevado a estos países a buscar hijos en el exterior, llegándose a convertir en política de Estado y ahora son los gobiernos de estas naciones quienes impulsan estas medidas para revertir el envejecimiento demográfico de sus sociedades.
En Alemania la tasa de natalidad no logra compensar la de mortandad. En 1994, el gobierno propuso para evitar el "envejecimiento social", que reduce su población en casi cien mil habitantes por año, aplicar un alto impuesto a los solteros y a las parejas sin hijos para luego redistribuir esos ingresos entre las familias de menores recursos en función de la mayor cantidad de hijos.
Francia tiene una tasa de fecundidad superior a la media europea implementó un programa gubernamental para exhortar a los matrimonios a tener hijos. Afiches con la foto de un bebé y la frase "La vida no es sólo sexo, Francia necesita bebés" y un sistema de premios económicos a las madres que tengan un tercer hijo, forman parte de la política aplicada en la nación gala para revertir la tendencia a la baja de los índices de natalidad.
Europa teme convertirse en un continente de viejos. Por eso los gobiernos buscan solucionar un problema en sus propios países sin importarles crear otro en las naciones del Tercer Mundo. América Latina se ha incorporado a este fenómeno en época más reciente, pero en calidad de proveedor de los países desarrollados.
Frente al crecimiento de la demanda, la mayoría de los países industrializados han receptado en sus legislaciones la creación de sociedades que tienen como objeto la búsqueda de niños, generalmente recién nacidos, en el Tercer Mundo. Para estimular su desarrollo se le reconoce el derecho de obtener ganancias en dinero por su intermediación.
En Noruega, la Oficina de Adopciones del Estado (SAK) ha autorizado el funcionamiento de agencias como "Adopsjonsforum", "Inoradop" y "Verdens-Bar" para que vayan, gestionen y concreten la adopción de niños en países extranjeros para familias residentes en la nación nórdica. A mediados de 1997 había alrededor de 12.000 menores extranjeros adoptados en Noruega, pero el record entre los países escandinavos lo ostenta Suecia con 37.000 adopciones en el mismo año.
En Estados Unidos, la existencia de estas organizaciones supera los límites de lo imaginable. decenas de agencias de adopción se desparraman por el mundo en busca de recién nacidos reclamados por familias norteamericanas y por los cuales están dispuestos a pagar elevadas sumas. Tal es el incremento de esta actividad, que estas agencias llegan a acumular "stocks" y los ofertan en "distintos colores y tamaños" en la publicidad comercial gráfica y aún televisiva.
El convenio que regula la Adopción Internacional fué suscripto en mayo de 1993, en La Haya, por 57 países pero la Argentina no firmó dicho acuerdo.
Chile y Paraguay legalizaron la salida de niños de sus territorios y "aportan" entre 2.000 y 2.500 menores al mercado internacional. Un mercado en el que se llegan a pagar hasta 25.000 dólares en honorarios a las agencias encargadas de ubicar a los niños en el exterior.
Paraguay suspendió durante un año la autorización para realizar este tipo de adopciones, decisión que respondió más a la protesta de organizaciones no gubernamentales que a la voluntad propia del Gobierno.
En la actualidad Paraguay ha firmado el convenio de La Haya aduciendo que de este modo se pondría fin al tráfico de niños, cuando las sospechas apuntan a que, en realidad, la adopción internacional es utilizada como manto legal para encubrir la "exportación" de niños y garantiza la tranquilidad de las "agencias" que obtienen importantes sumas de dinero por gestionar en tiempo record la adopción de estos chicos por parte de familias extranjeras.
La no adhesión de Argentina a la adopción internacional tampoco ha sido impedimento para que numerosos niños salgan de nuestro territorio, muchas veces sin saber a ciencia cierta cuál es su destino final. Jueces y, en algunos casos, defensores de pobres y ausentes han intervenido a favor de parejas extranjeras en lugar de representar a las familias de las criaturas que son sacadas del país.
Las sospechas que recaen sobre estos funcionarios judiciales también alcanzan a integrantes del poder político. Sólo así es explicable que agencias como la noruega Adopsjonsforum, puedan actuar en nuestro país aún cuando las normas legales prohíben la adopción internacional y sin embargo son de conocimiento de las autoridades gubernamentales la salida de estos niños rumbo a otros países. Prueba de esto es que en casos como el de Noruega, funcionarios de la representación diplomática argentina en esa nación y de la Dirección de Asuntos jurídico del Ministerio de Relaciones Exteriores han recibido recurrentes pedidos de informes sobre el destino y estado de menores sacados de la Argentina, en por lo menos catorce casos.
La organización no gubernamental "Identidad de Origen" ha desarrollado numerosas denuncias ante las autoridades nacionales sobre la preocupante capacidad de gestión de agencias como la mencionada que operan en nuestro país y que bajo la apariencia de una acción a simple vista tan loable, encubren una inquietante actividad en la que no sólo buscan "colocar" a pequeños desamparados en el seno de familias con capacidad de amor y de bienestar económico, sino que hasta se han encontrado casos en que la madre o el pariente de un niño lo ha entregado en adopción a cambio de una irrisoria suma de dinero, si de alguna manera se puede medir monetariamente la integridad física, psíquica y social de un chiquito.
La pregunta final: ¿Cuánto dinero se mueve realmente en este deleznable "mercado" de chicos argentinos para que una entidad extranjera pueda sacarlos de manera tan fácil de nuestro territorio, acortando los plazos de adopción, cuando se calculan en cinco mil las familias plenamente aptas que suelen esperar años para adoptar?

Las "Devadasis": niñas prostituidas en nombre de la religión

Según un estudio reciente llevado a cabo por la Asociación Racionalista de la India el 30% de las niñas prostituidas en Bombay, y más de 50% en Poona, están allí para cumplir un voto religioso. Procedentes de la casta de los "intocables", más de 70% de ellas se iniciaron en la profesión antes de alcanzar los catorce años de la edad. Hablamos de las devadasis dedicadas a la diosa Yellamma.
16/06/2002 ACPI - España

En Octubre de 1996, el Gobierno de Karnataka en el sur de la India aprobó una ley que prohibía claramente esta costumbre, castigando su práctica con penas de hasta tres años de cárcel y una fuerte multa. Pero como sucede con muchas otras leyes en la India, todo queda en papel mojado ya que algunos de los que se benefician de esta explotación. Por otro lado ¿A quien le interesan los intocables?...
Para examinar este tema a fondo, debemos empezar por definir lo que significa la palabra "devadasi". La primera mitad, "devi", se traduce como "dios" y la segunda, "dasi", significa "esclava femenina". De este modo, las devadasis son las esclavas de Yellamma o Yellardamma, un apelativo para referirse a la "Madre de Todos", y que probablemente fuera una diosa antigua de la fertilidad. Hoy día la tradición de las devadasis pervive en algunas zonas costeras de los estados de Maharastra, Goa y en la zona sur de Karnataka.
Una familia se entera que su hija ha sido elegida por Yellamma gracias a ciertas signos "misteriosos". El más común es la aparición de un enredo de pelo en la cabeza de la niña, llamado jat. En vez de considerar dicho enredo el resultado natural de la suciedad y una higiene penosa, la madre de la criatura empapa el jat con grasa de animal y deja que el pelo dentro crezca hasta que esta muy largo. En algunas zonas rurales es fácil reconocer a las mujeres devadasi gracias a sus jats, espiras gruesas de pelo que a veces llegan hasta las rodillas. Hay un método muy popular de elegir a los devadasis que solo puede interpretarse como "rapto de menores". Según Margaret Bhatty en su articulo de Indian Skeptic, es una devadasi misma, a la que se promete la salvación eterna, la que debe colocar un "collar de iniciación" a las niñas que considera las mas adecuadas para servir a Yellamma. Para lo cual, las devadasis mayores se desplazan desde las ciudades grandes al campo acompañadas por los dueños de los burdeles donde ellas trabajan buscando las niñas más bonitas entre los pobres. Por lo general, y antes del viaje ya han hecho una exploración previa de la zona a visitar para averiguar qué chicas llevan jats en sus cabellos. Posteriormente, y rodeadas por las familias elegidas, fingen entrar en un trance, durante el cual, se consumará la selección de las desafortunadas llamadas a "servir" a Yellamma. A menudo, aprovechándose de la pobreza e ignorancia de las familias intocables, algunos hombres ricos de las castas superiores sobornan a las devadasis mayores para que les suministren a las niñas más atractivas para su consumo particular. Ni que decir tiene que estas pequeñas, que a menudo no sobrepasan los diez años, son sometidas a todo tipo de abusos imaginables. Huelga decir que en este último caso las familias nunca vuelven a saber nada de sus hijas.
De todas maneras y aunque no existiera esta tradición, los pervertidos lo tienen relativamente fácil en la India. La intocabilidad Permite que otras castas exploten a los parias como se ha hecho durante siglos y es la extrema pobreza de algunas familias la que mueve a los padres que tienen niñas bonitas a recurrir a esta tradición para librarse de una boca que no pueden mantener y mucho menos dotar para una futura boda. Crean un jat en la cabeza de la niña al frotar un bucle de pelo con agua mezclada con cúrcuma y engrasada con aceite y en caso de que sea elegida saben que su nivel de vida mejorará porque una pequeña parte de los ingresos de la niña pasan a la familia y, a cambio, dan su propio nombre a cualquier hijo que nazca como resultado de sus muchas relaciones sexuales futuras.
Aunque esta perseguido por la ley, la dedicación de niñas intocables a la diosa Yellamma está en aumento y se celebra en pequeños santuarios de algunos poblados, en casas particulares o en los lugares de peregrinaje de las prostitutas.
Las niñas, algunas con apenas 6 u 8 años, son inspeccionadas por los dueños de los burdeles de Bombay antes de iniciar el desfile hacia la sancta sanctorum. Después de un ceremonial, muchas son trasladadas a una gran ciudad, directamente a un burdel donde serán muy apreciada por los clientes extranjeros que disfrutan del llamado "turismo sexual". Si tiene suerte, la devadasi puede encontrar un "amo" rico para mantenerla pero normalmente trabaja en los campos durante el día mientras realiza la prostitución por la noche. Por otra parte las devadasis llevadas directamente a las grandes ciudades nunca vuelven a sus pueblos y entran en una cadena de compra y venta que generalmente no termina hasta su muerte.

REPORTAJES ANTERIORES

Para solicitar un reportaje anterior o sugerir o publicar alguno

Contacte a El Hocicón oprimiendo aquí

Para regresar a la página principal oprima en...

Hociconerías